¿Cómo afectará el rechazo de la Corte Suprema de los Estados Unidos de que se pueda patentar el ADN humano a mercados farmacéuticos emergentes como el de México?

image El pasado jueves, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó que se pueda patentar el ADN humano en un caso contra la empresa Myriad Genetics. Esta decisión marca un precedente para la obtención de patentes de moléculas biotecnológicas y sin duda afectará a las industrias farmacéutica y biotecnológica a nivel mundial. Los expertos opinan que ésta decisión incrementará la competencia en el mercado, lo cual beneficiará al paciente al reducir el costo de los medicamentos.

¿Cuál será en sí el efecto de este precedente jurídico en el mercado farmacéutico mexicano? México es un mercado emergente y el área con mayor crecimiento hasta la fecha es la de biocomparables. A pesar de que actualmente, sólo existen alrededor de cinco empresas que se dedican de lleno al desarrollo de biocomparables en México, el acceso a este mercado ha incrementado y seguramente crecerá rápidamente en los próximos años. El desarrollo de medicamentos biocomparables requiere el uso de células vivas, así que la imposibilidad de patentar moléculas de origen humano cambiará el ambiente regulatorio en México, afectando desde investigadores que descubren la molécula hasta autoridades regulatorias y por supuesto a pacientes. Hasta la fecha, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitaros, COFEPRIS, ha actualizado y agilizado los trámites para otorgar bioequivalencia a medicamentos biotecnológicos y biocomparables, mostrando así su disposición para el crecimiento de estas industrias en el país. Aunque aún existen muchas posibilidades de mejora en este aspecto, hemos visto que las autoridades mexicanas han mostrado mucha más aceptación en el desarrollo de terapias con células madre autólogas, tema que es muy debatido en países como Estados Unidos.

Frente a un mercado global de constantes cambios donde las regulaciones parecen multiplicarse y volverse más estrictas, ¿Cuál será la reacción de las autoridades regulatorias respecto al desarrollo de moléculas provenientes de células vivas? ¿O será necesario que las empresas interesadas en desarrollar este tipo de medicamentos inviertan más capital y tiempo en educar a las autoridades y al público sobre los procesos de desarrollo y beneficios de éstas terapias?

Lea el artículo sobre la decisión de la Corte Suprema Estadounidense en patentado de ADN aquí: http://www.nytimes.com/2013/06/14/us/supreme-court-rules-human-genes-may-not-be-patented.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *